Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Los Carmelitas descalzos en Gaucín

Ayuntamiento de Gaucín

Los Carmelitas descalzos en Gaucín

Convento Los Carmelitas DescalzosEn el lugar que hoy conocemos como El Convento o Huerta de los Frailes existía, a finales del siglo XVII, una ermita dedicada a la Vera Cruz. Durante la segunda mitad de este siglo llegó a Gaucín la popularidad de la Orden y de las muchas cosas que sus miembros hacían por los pobres. Fue el pueblo quién, una y otra vez, demandó al Corregidor la instalación de la Orden carmelitana. Tanta fue la insistencia popular que llevado el tema al Concejo este se dirige, en agosto de 1700, al Duque de Medina Sidonia solicitando licencia para fundar en la ermita de la Vera Cruz un convento de Carmelitas Descalzos(2).

La licencia fue concedida por el Señorio de Medina Sidonia. El obispo de Málaga, D. Bartolomé Espejo de Cisneros concedió, en 1701, la propiedad de la ermita a los padres carmelitas. Unos meses después, el 13 de enero de 1702, el General de la Orden otorgó la fundación en Gaucín. Definitivamente, el 15 de agosto de 1704 se instauraba solemnemente el Santísimo y quedaba inaugurada oficialmente la casa de los Carmelitas en Gaucín.

Eran tiempos de mucha convulsión política. Acababa de morir, sin descendencia, el Rey Carlos II (1700). El rey había testado en favor del Duque de Anjou -coronado en España como Felipe V -, pero la Casa de Austría se resistía a perder una corona tan importante como la española. La guerra, pues, no se hizo esperar. Desde 1702 hasta 1713 se desarrolla en suelo patrio la llamada Guerra de Sucesión entre partidarios del archiduque Carlos -a los que se unieron, además del imperio austro-hungaro, los ingleses, portugueses y holandeses-, y Felipe V, nieto de Luis XIV. Fue en esta coyuntura cuando los ingleses invaden Gibraltar. Por tanto el establecimiento de Inglaterra en Gibraltar, coincide, con escasos días de diferancia, con la inauguración de la fundación carmelitana de Gaucín.

No corrían buenos vientos para la orden, pues algunos conventos del noreste español -Aragon, Cataluña y Valencia, principalmente- se habían posicionado del lado del archiduque Carlos, tomando partido y dando apoyo a los ejercitos de la casa de Austria.

(3) <Convento Los Carmelitas Descalzos 1704, después de apoderado del Principado de Cataluña el archiduque Carlos, invadió Aragón por la Castellanía, y por el mes de octubre se apoderó de Alcañiz. La posesión de esta plaza duró poco, porque fué presto reconquistada por las tropas de Felipr V; pero los ánimos de sus habitantes y de toda la región quedaron muy divididos. El carmelita descalzo, hermano del Conde de Centellas, catalán, que se hallaba de huesped en La Torre, y exaltado partidario del Archiduque, fué quien preparó los ánimos de Alcañiz para que se rindiesen a éste, y al caer la plaza nuevamente en poder de las tropas reales, eran de temer represalias contra el convento de La Torre, por creerle desleal a Felipe V, juzgando, como ocurre siempre, por el fraile desmandado a todos los demás>>.

El P. Silverio de Santa Teresa, en la página 243 de su obra (4) nos dice: <> EscudoLas diversas consultas realizadas sobre el tema hablan siempre de un número de hermanos que oscilan entre los quince a veinte, si bien existe la excepción como en toda regla. El 16 de mayo de 1821 los Carmelitas de Velez Málaga fueron exclaustrados por orden gubernativa y se integraron en el Convento de Gaucín (ocho sacerdotes y cinco legos) (6), por lo que la población de esta casa rondó los 30 religiosos.

Desde esa fecha (1700) los carmelitas descalzos de Gaucín dieron comienzo una afanada tarea de construcción de las dependencias conventuales. El convento ocupa una parcela de trazado rectangular con dependencias propias de un convento, tales como edificaciones dedicadas a la vida de los hermanos carmelitas en tres de sus lados -claustro, sala capitular, refectorio, celdas etc.-, iglesia, edificaciones para el gando y las tareas agrícolas del resto de la parcela -unas 15 Ha-, alberca granero caballerizas, molino etc. Todo ello para uso y transformación de los productos agrícolas que servían de autoabastecimiento de la comunidad religiosa.

En el lateral norte de la superficie conventual se edificó la iglesia, siguiendo el modelo de las iglesias carmelitanas, en cruz latina y con tres naves. El templo como el resto de dependencias fué construido con materiales propios del lugar -ladrillo y piedra-. En el lado este del rectangulo edificado, mirando al pueblo y con la silueta del castillo situado entre la torre de la Iglesia de San Sebastián y el fondo azul del cielo sobre los montes de Sierra Bermeja, se presenta la fachada pricipal compuesta de dos cuerpos diferenciados, fijurando una bella espadaña en su extremo derecho. La puerta de entrada realizada en piedra blanca es de medio punto, con dos pilastras laterales rematadas en piramides que sustentan un frontis con hornacina central, donde había una cruz, y sobre el mismo el escudo de la Orden.

Según nos cuenta Salvador Martín de Molina (5), en 1752-54, siendo alcalde de Gaucín Juan Martín Florín, el Catastro de Ensenada reponde en la pregunta 39 que el convento estaba habitado por catorce religiosos "ay Ygualmente/ un conv(en)to de Padres Carmelitas descalzos/ en el que abrá hasta Catorce Religiosos".

La desamortización y la consecuente salida de los Carmelitas supuso para Gaucín la finalización del proyecto socio-cultural emprendido por los religiosos casi 150 años atras.

El Padre Antonio Jimenez (7) nos dice: << En 1835 tuvieron que abandonarlo definitivamente por la exclaustración de Mendizábal, aunque en él quedaron dos religiosos, hijos del pueblo, que vivieron alli con sus familias hasta su muerte>>.

El equipo de Pascual Madoz, visitaría Gaucín sobre el año 1840-45, ya que el Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus Posesiones de Ultramar (Tomo VIII), fue publicado en 1950. Este texto, editado solo quince años despues del abandono de los religiosos, ya nos habla de estado ruinoso de las edificaciones (8)<>.

El Padre Silverio de Santa Teresa , -así lo recoge P. Antonio Jimenez (9)- nos dice que antes de la Guerra Civil: << El Convento está en ruinas, pero la iglesia, de tres naves, que se restauró a finaes del siglo XIX, se halla muy bien conservada, aunque tiene poco culto por falta de clero en Gaucín. Posee bellas imágenes de la Virgen del Carmen, Santa Teresa, San José, La Soledad, y otras. El pueblo ha deseado la vuelta de los religiosos, y hasta hubo una familia que compro la huerta para dársela, cuando regresasen, a los Descalzos; pero no ha sido posible la repoblación de esta casa>>.

En el trabajo del P. Antonio Jimenez (10), reseñado anteriormente, se cuenta que: << En 1931, y más tarde en 1936, la iglesia fue incendiada y destruido prácticamente todo. Nada quedó de aquellas "bellas imágenes". Todo fue quemado, me dice un testigo ocular: "hasta un Cristo grande y bonito que había, y yo mismo ayudé a empujar al fuego">>.

La veintena de años que siguieron a los sucesos de 1931-36 fue una deConvento Los Carmelitas Descalzos las épocas mas triste en la existencia de este edificio. Pues según nos cuentan los más viejos del lugar, en este periodo fue usado como sala para la proyección de películas cinematográficas, almacenaje de abonos, productos fitosanitarios, algarrobas, etc.

Con una primera intervención de adecentamiento de la nave central -1954-, por parte del párroco de Gaucín D. Antonio Cañadas, se recobró la Iglesia para el culto. Poco despues en la nave derecha de la iglesia se instalaron las dependencias del Patronato de Educación y Cultura de Gaucín -centro de formación del que hemos hablado en otro espacio de este sitio-.

La llegada al pueblo de un nuevo párroco, D. Bartolomé Lobo Jaén -1966-, y su petición sobre la necesidad de restaurar lo que quedaba del edificio, facilitaron una nueva intervención. En ella trabajaron los jovenes de manera desinteresada y los albañiles del pueblo tambien aportaron su granito de arena. De esta manera y con las aportaciones de los ciudadanos consiguieron restaurar las cubiertas y mejorar el aspecto interior de la nave Central. Recuperada para el culto, se estuvieron celebrando misas y otras manifestaciones litúrgicas durante unos años para caer nuevamente en el abandono. El P. Antonio Jimenez (11) nos revela que en 1985 el templo estaba cerrado al culto << cerrada al culto, con un gran orificio en el tejado, se está dejando arruinar en completo abandono>>.

El Convento tal como aparece en la Memoria de Gestión Municipal 1987-1991El Convento tal como aparece en la Memoria de Gestión Municipal 1987-1991.
Durante el primer Consistorio Democrático, nacido de las urnas de abril de 1979, donde era su alcalde D. Luis Serrano Román, se realizó una petición al Obispado de Málaga para que el edificio pasara a titularidad del Ayuntamiento con el fin de dedicarlo para usos de actividades culturales y artísticas. Existía un compromiso formal de restauración definitiva por parte de las autoridades (local, provincial y autonómica) siempre que el edificio pasara a propiedad municipal. Sobre este aspecto el P. Antonio Jimenez nos dice (12): <>.

Leyendo esta última nota y las posteriores, en la Memoria de Gestión Municipal 1987-1991 (13), deducimos que la operación de cesión se llegó a realizar, pero que no se reflejaron en el documento la totalidad de las condiciones exigidas por las autoridades civiles para la realización de las inversiones. Al respecto, en la memoria anteriormente reseñada se dice:

A) <

B) El proyecto primitivo, al dividir en tres compartimentos cerrados y separados el amplio espacio de la iglesia, hacía que se perdiera la mayor parte de su valor arquitectónico interno.

C) Se está gestionando con el Obispado la cesión de la tercera nave, de forma que la totalidad del edificio quede de propiedad municipal.

D) SITUACIÓN ACTUAL.- Se ha completado la primera fase: limpieza y demoliciones, reposición de cubiertas, solería interior, etc; se han realizado sondeos para estudiar el estado de cimentación y se está a la espera de contratar con empresa especializada la consolidación del Edificio con micropilotes>>.

Estas notas y la foto que hemos recogido de la Memoria Municipal nos confirman que, en 1991, aún no habían dado comienzo las obras; se había producido un parón en la restauración definitiva.

Convento Los Carmelitas DescalzosSería con el equipo de gobierno municipal -años 1991a 1995- presidido por D. Francisco Gómez Román cuando se produjo la actuación sobre el edificio que en lo referente a su aspecto externo ha quedado como vemos en la fotografía que adjuntamos en este punto. En la Memoria de Gestión del Partido Popular de Gaucín -1995- se dice respecto a la Casa de la Cultura (14): <>.

El proyecto de ejecución firmado por el arquitecto Agustín Benedicto Calahorra, amén de lo expuesto anteriormente, presenta la siguiente planimetría en planta y sección, para los interiorres y croquis y explicación de detalles para la entrada .

Paralelamente, en este mismo periodo de gestión municipal, se produce una actuación sobre La Alameda -denominada en el proyecto Plaza del Convento-, tratando de recuperar el espacio histórico como mirador del resto de la "masa edificada" de Gaucín, así como de los impresionantes paisajes sobre el río Genal y la costa mediterranea.